Reclamación judicial de cantidades de dinero.

Reclamación judicial de cantidades de dinero. Aspectos técnico-procesales.

¿Eres empresario, comerciante, proveedor o autónomo, entre otros, y te enfrentas a serias dificultades para cobrar las deudas de tus acreedores en plazo? O,  de lo contrario,  ¿te reclaman cantidades de dinero y niegas tu postura como deudor?  ¿qué herramientas jurídicas contempla la legislación procesal civil para actuar contra el impago de deudas líquidas y, por ende, contra la morosidad?

Ante estas situaciones y, específicamente cuando la deuda venga acreditada mediante la firma del deudor, la legislación contempla un mecanismo judicial ágil y eficaz, para conseguir un título ejecutivo rápido por parte de los acreedores que, por razones comerciales o de cualquier otra índole tienen dificultades para cobrar lo que se les debe, facilitándoles así una mejora en la fluidez del tráfico económico-comercial y potenciando la  inmediata disposición de liquidez y disponibilidad de un dinero que, al fin y al cabo, les pertenece y que a su vez necesitan destinar a sus finalidades empresariales o profesionales.

Otra de las misiones importantes de este cauce procesal es cumplir con los fines de la agilización de la justicia, al haberse eliminado la necesidad de celebración de  la fase del juicio, estableciendo un modo eficaz de consecución de un título ejecutivo sin menoscabar el derecho de defensa de las partes.

Estamos hablando del denominado Proceso Monitorio, que  se caracteriza por una tramitación sencilla y cuyo fin esencial es obviar los trámites farragosos de un juicio declarativo para conseguir de una forma cuasi directa un título ejecutivo contra el deudor.  Se trata por tanto de suprimir las fases de declaración de la existencia de la deuda (existente en el procedimiento ordinario y verbal)  por el reconocimiento en la legislación de una serie de documentos que, por sí mismos y sin duda alguna acreditan la existencia de la misma. Esos documentos pueden ser  de cualquiera forma y clase o en cualquier soporte físico pero han de aparecer firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica. También pueden tratarse de facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aún unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor. Podrá también acudirse al proceso monitorio, cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera.

Por último, también es la vía judicial utilizada  para reclamaciones debidas en concepto de gastos comunes a las Comunidades de Propietarios de inmuebles urbanos, y la deuda se acredite mediante certificaciones de impago.

Pero ¿existe algún limite de cantidad para poder acudir a este mecanismo judicial ágil? La respuesta a esta pregunta es no, ya que la deuda puede ser de cualquier importe, pero ha de ser líquida (no en especie), determinada, vencida y exigible.  

Otra de las ventajas del procedimiento monitorio, es la referida a la postulación ya que para la petición inicial no es necesaria la postulación con abogado ni procurador, aunque desde nuestra experiencia, es muy aconsejable consultar con a un abogado con el fin de asegurarse del buen éxito en el cobro de las deudas.

Asimismo, nuestros profesionales están su disposición para ayudarle a defender la postura deudora en el trámite de OPOSICIÓN al pago, en este caso siendo además la postulación o defensa con Abogado y Procurador obligatoria para cuantías superiores a 2.000 euros, de ahí que  para la mejor defensa de sus intereses resulte lo más adecuado contar con un profesional de confianza y con conocimientos exhaustivos en esta materia, además de un tratamiento personalizado y específico según la situación en que se encuentre.

En este sentido, el deudor reclamado al pago de deudas también puede defenderse del mismo, en el denominado ESCRITO DE OPOSICIÓN, en donde puede detallar las ´´razones por las cuales no deben en totalidad o en parte la cantidad de la reclamada´´.  El escrito de oposición al proceso monitorio puede determinar  la finalización del mismo  y la conversión en otro procedimiento declarativo, verbal u ordinario, en función de la cuantía reclamada- será ordinario cuando se reclamen más de 6.000 euros– o la finalización  con la obtención de un titulo ejecutivo que de lugar a la Ejecución inmediata si no se accede al pago.

Si aún le quedan dudas sobre como obtener judicialmente defensa en procesos de reclamaciones de dinero, no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s