El Salario Mínimo Interprofesional. Aspectos básicos.

¿Qué es el denominado SMI? ¿Llevas tiempo dudando de si percibes las cuantías salariales que te corresponden por Ley? ¿Percibes aún un salario por debajo del establecido legalmente, es decir, por debajo del Salario Mínimo Interprofesional?

Si es así, en este artículo vamos a tratar, brevemente, desde un punto de vista jurídico los aspectos más importantes de esta materia.

En este orden, partiendo de la norma base, el Estatuto de los Trabajadores (E.T.), es en su artículo 27, donde se regula este derecho laboral, y lo hace de la siguiente manera:

«El Gobierno fijará, previa consulta con las organizaciones sindicales y asociaciones empresariales más representativas, anualmente, el salario mínimo interprofesional, teniendo en cuenta:

a) El índice de precios de consumo.
b) La productividad media nacional alcanzada.
c) El incremento de la participación del trabajo en la renta nacional.
d) La coyuntura económica general.»

Recientemente, se ha llevado a término lo que antecede, a través de varios Reales Decretos del Gobierno, lo que ha supuesto un incremento progresivo del SMI a lo largo de los últimos años, de manera que para el año 2020 y 2021, ha quedado en 950 euros mensuales.

Pero ¿Qué supone para el trabajador estos incrementos? ¿Puede el trabajador renunciar a este derecho? o, ¿puede la empresa incumplir esta obligación legal?

Las respuestas a estas preguntas las encontramos en el estudio del Derecho del Trabajo, concretamente en el E.T., al que ya hemos hecho alusión, que nos da las claves para interpretar cada uno de los derechos laborales reconocidos en el mismo. La respuesta a la primera pregunta la encontramos en el articulo 3.5 del mismo texto legal, que establece la irrenunciabilidad de los derechos reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores (mismo texto legal en donde se regula el SMI), lo que supone la imposibilidad del trabajador y de la empresa de acordar un salario por debajo de la cuantía del SMI.

De esta manera se define esta irrenunciabilidad de derechos a la que nos estamos refiriendo, y que además, abarca otros derechos laborales, tales como las vacaciones, la jornada máxima de trabajo semanal, los permisos por maternidad y paternidad y demás excedencias entre otras materias:

«Los trabajadores no podrán disponer válidamente, antes o después de su adquisición, de los derechos que tengan reconocidos por disposiciones legales de derecho necesario. Tampoco podrán disponer válidamente de los derechos reconocidos como indisponibles por convenio colectivo«.

En definitiva, que «no puedan disponer» significa en otras palabras que no pueden renunciar a estos derechos. Tampoco podrán los responsables eludir su cumplimiento, al tratarse de normas imperativas o de obligado cumplimiento.

En el ámbito jurídico también se habla de materias en las cuales no cabe la autonomía de la voluntad de las partes, todo ello debido a que se tratan de materias que protegen unos derechos mínimos de los trabajadores , en este caso, a aquellos profesionales que vienen percibiendo por su trabajo, los salarios más bajos, dentro de la sociedad, trabajos que comúnmente se conocen como de poco cualificados, pero que en la práctica no coincide en muchas ocasiones con la realidad, ya que no es poco frecuente que trabajadores, principalmente jóvenes y con formación suficiente, vengan desarrollando trabajos en hostelería, cuidados, limpieza, construcción, reparto a domicilio y otros empleos.

Actualmente, otro de los ámbitos profesionales más agraciados por el aumento del SMI ha sido el ámbito laboral correspondiente a las empleadas del servicio del hogar familiar (internas o externas), que suponen un número importante de trabajadoras en nuestro país.

Por ello, la propia Inspección de Trabajo y de Seguridad Social está haciendo un esfuerzo importante en la comprobación y averiguación del cumplimiento por parte de los empleadores domésticos de esta exigencia legal, de la cual también derivan obligaciones con la Seguridad Social.

No obstante, esta actuación inspectora se encuentra limitada y condicionada por el derecho a la inviolabilidad del domicilio del ámbito en donde se desarrollan las funciones de las empleadas domésticas, de ahí que las labores de inspección se vean dificultadas y necesitan de una participación activa de las empleadas afectadas para poner en conocimiento las irregularidades en que estén incursas.

En nuestro Despacho estamos trabajando para asesorar a los trabajadores y empresas en orden al cumplimiento de esta normativa y para defender sus propios intereses económicos y laborales. No duden en hacernos su consulta, si se encuentran en una situación de reclamar diferencias salariales o de solventarlas. Ponemos a su disposición nuestros conocimientos jurídicos más actualizados y especializados para la solución más pronta de sus conflictos e intereses.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s