¿Cómo y por qué obtener la nacionalidad española?

La nacionalidad española, una oportunidad para comunitarios y no comunitarios

¿Eres extranjero residente en España desde hace mucho tiempo? ¿Tus hijos  han crecido aquí desde que han nacido y se plantean en el futuro opositar a Policía, Juez o Notario, entre otros? Existen miles de preguntas y/o supuestos, pero si la pregunta es afirmativa, quizás no te has parado a pensar que hoy en día para ejercer ciertas profesiones (de las cuales derivan la soberanía de un Estado, en este caso España) es necesario contar con su nacionalidad: en este caso la española. Este es el caso del acceso a la función pública en el ámbito de la Justicia, Policia Nacional o Defensa entre otros.

Por ello, poseer la nacionalidad española no sólo ha de ser una aspiración sino también una tranquilidad para el futuro, ya que constituye una oportunidad para todas aquellas personas que piensen vivir de forma definitiva en España, uno de los países europeos con más derechos y libertades y en donde la calidad de vida es de las más altas del mundo.

Además de los indudables beneficios profesionales, también existen una serie de inconvenientes derivados, como por ejemplo el esfuerzo de mantener  constantemente actualizada nuestra documentación del Estado de origen lo que   en muchas ocasiones, nos genera pérdidas de dinero y tiempo en desplazamientos.

La regulación de la concesión de la nacionalidad española, actualmente prevista en el Código Civil, contempla varias modalidades – por matrimonio, residencia o carta de naturaleza– todas ligadas al cumplimiento de determinados requisitos de documentación, duración de residencia (legal) e incluso, de conocimientos socio-culturales (en algunos casos).

En cuanto a los trámites de concesión, existen dos posibilidades: una telemática y otra mediante presentación de la documentación en un Registro Público (físico), siendo la primera la más recomendable, ya que si el expediente se prepara de una manera completa,  el organismo decisor (la Dirección de Registros y del Notariado) puede resolver en un plazo bastante breve la solicitud.

En cuanto a la forma de presentación física o presencial, tenemos que apuntar que la experiencia ha demostrado en el pasado una cierta congestión de los expedientes de nacionalidad, ya que hay una gran cantidad de expedientes presentados hace muchos años atrás que aún no están resueltos.

No obstante, en cuanto a la presentación telemática,  tampoco podemos decir que exista  un plazo estimado para garantizar la resolución, aunque sí es verdad que a éste procedimiento se le aplican las normas del procedimiento administrativo y el silencio en caso de que pase el plazo máximo de decisión, sin tener una resolución expresa, es negativo, lo que nos puede habilitar para demandar en  la vía judicial Contencioso – Administrativa, reclamando la denegación de la nacionalidad española, pese al cumplimiento de los requisitos legales para ello-

Por todo ello, en nuestro despacho ofrecemos un servicio integral de asistencia en la preparación de su expediente de nacionalidad, evaluando de antemano el cumplimiento de todos los requisitos legales imprescindibles, ofreciendo la asistencia en la preparación de la documentación necesaria, dependiendo del caso y la nacionalidad del cliente,  realizando la solicitud telemática o presencial y por último para hacer un seguimiento, que en estos casos es imprescindible, para que no se nos pase el plazo para demandar en la vía judicial.

Si buscas más información sobre esta materia no dudes en contactar con nosotros para cualquier consulta.