¿Estás montando tu propia startup o negocio digital? Conoce nuestras recomendaciones.

CONSEJOS BÁSICOS PARA INICIAR TU STARTUP

Lo más habitual cuando iniciamos un negocio, en solitario o asociados con un compañero, es tratar de desarrollar nuestra idea de la forma más eficiente posible. Cómo lo vamos a hacer, con qué presupuesto contamos, ubicación de la oficina, medios en general, a qué clientes dirigir nuestros productos o servicios, montar nuestra propia página web, forma societaria, etc. Tiempo atrás tener presente previamente todas estas preocupaciones, antes de arrancar con nuestra empresa o negocio, nos ayudaba a evitar inconvenientes, o dicho de otro modo, dolores de cabeza. Pero los tiempos han cambiado y los puntos a tener en cuenta también.

La era digital ha propiciado que un pequeño negocio, gracias a la difusión que cualquier plataforma de Internet nos ofrece, pueda lograr un alcance antaño inimaginable, eso sí no exento de riesgos. A todas luces, la mayor difusión a la que aludimos, solo debería generarnos beneficio, pero no siempre es así. La coyuntura actual, y la nueva forma de comenzar nuestra andadura como emprendedores nos obliga a tener muy presentes ciertos extremos que de pasarlos por alto, pueden derivar en contratiempos o inconvenientes, en ocasiones insalvables.

1. PACTO DE SOCIOS

Resulta del todo indispensable que, antes de poner nuestros servicios o productos en el mercado, acordemos con nuestro/s socio/s las bases de la relación profesional que vamos a desarrollar de forma colaborativa, asociada, o cualquier tipo de forma societaria que hayamos decidido adoptar. Podríamos encajar el resto de recomendaciones que siguen en este apartado, puesto que en este acuerdo se deberán establecer todos aquellos aspectos propios de nuestro negocio. Advertimos que buscar un modelo en internet no es lo más aconsejable.

Para este «pacto» son varios los matices a tener en cuenta. Primero, debemos darnos un tiempo para meditar sobre qué estipulaciones nos interesa recoger atendiendo a las características de nuestro negocio, no es lo mismo una cafetería que una empresa de desarrollo web o un estudio de arquitectura. Y por otro lado, es importante considerar el acuerdo como un pacto que debe estar pensado para un periodo a medio y largo plazo, recogerá las condiciones en las que arrancamos previendo, a futuro, qué pasará en caso de crecimiento de ingresos y mayor capacidad financiera, en caso de separación de uno de los socios, titularidad de la marca, redes sociales, clientes, proyectos que no se llegan a desarrollar, propiedad de las ideas presentadas en reuniones, ofertas de compra, etc.

2. PROTECCIÓN DE MARCA

Otra cuestión primordial, a tener en cuenta, es la protección de nuestra marca. Dependerá en gran medida de dónde y cómo vendamos nuestros productos o prestemos nuestros servicios. A menudo en el despacho nos topamos con negocios con una relevante presencia digital que han dejado al margen este apartado. A veces descubren que están haciendo uso de una marca o nombre comercial que ya estaba registrada sin saberlo o desconocían directamente los beneficios y ventajas que les otorga hacer una eficiente protección de ésta. Uno de los riegos de la gran difusión que internet nos ofrece es la facilidad con que se copian o plagian los diseños y marcas. Es un trámite sencillo, con un mantenimiento a priori fácil, pero que de no atenderlo puede generarnos pérdidas (de tiempo y económicas) difícilmente reparables.

3. DISEÑOS INDUSTRIALES Y PROPIEDAD INTELECTUAL

Para el caso de los diseños y elaboraciones de creación original o propia, podemos afirmar que comparten los mismos riegos que anteceden. Trabajar sin descanso en la actividad creativa, bien creando contenido tipo escrito (Blogs, webs, plataformas, redes sociales, etc.) o gráfico (redes sociales, dibujos o diseños para prendas de vestir, blogs de fotografía, etc.) y publicarlo sin límite, entraña un evidente riesgo inherente e implícito. Es necesario proteger la titularidad de nuestras creaciones, para poder hacer valer nuestros derechos ante cualquier intromisión ilegítima.

4. SEGUIMIENTO JURÍDICO PROFESIONAL

En ocasiones acudir a cualquier asesor no experto resulta contraproducente. Ello debido, a que se encuentran en un registro o contexto, en numerosas ocasiones, muy diferente al que buscan este tipo de negocios de nueva creación o startups. Parecen hablar idiomas distintos. Ello no quita que no sea importante establecer un régimen fiscal adecuado o una estructura mercantil acorde a nuestro tamaño, pero venimos apreciando que muchos de estos prestadores de servicios de asesoramiento se dejan en el tintero ciertos aspectos, como los citados.

Al igual que la manera de hacer negocios u ofrecer servicios se ha visto modificadas por la aparición de las nuevas tecnologías, del mismo modo acontece con los servicios jurídicos. Nuestra firma, por ejemplo, es partidaria de un modelo de asesoramiento a Startups basado en el seguimiento o acompañamiento jurídico a lo largo del recorrido o la trayectoria del negocio. Ofrecemos nuestros servicios adaptándonos al momento y las necesidades propias de nuestros clientes. Entendemos que una empresa que ofrece el 100% de sus servicios mediante apps o página web, formada por dos socios con un capital muy básico, requiere un servicio distinto de aquella que arranca con un capital de cien mil euros y con diez socios. Nuestra idea fundamental es, no sólo asesorar jurídicamente al negocio para que éste camine seguro, sino hacerlo crecer, dotarlo de herramientas y confeccionar recomendaciones adquiridas por nuestra experiencia con otros clientes de la firma.

Si estás interesado/a en obtener más información no dudes en contactar con nosotros sin ningún tipo de compromiso. Ofrecemos asistencia no presencial o telemática. Quedamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras plantearnos.