MENORES Y REDES SOCIALES

LOS RIESGOS QUE ASUMEN LOS MENORES EN REDES SOCIALES

¿Son conscientes los padres de los riegos que corren sus hijos en Internet? ¿Y los propios menores? ¿Quién es el responsable de un uso indebido de las plataformas digitales? ¿Responden los padres por la comisión de un ilícito cometido por su hijo a través de una red social? ¿Qué es y que no, delito en Internet?

Todas estas preguntas han podido rondar alguna vez en nuestra mente. Y si no es el caso le invitamos a que preste atención a las siguientes recomendaciones.

1. En internet es delito lo que es delito en la vida real.

Pese a la impresión que nos pueda dar, internet no es un mundo paralelo que escapa a cualquier posible regulación. El ordenamiento jurídico se aplica en los mismos casos en los que se aplicaría en el tráfico ordinario. Es cierto, que en la práctica existen problemas con su aplicación trasfronteriza, o de localización de los responsables cuando se trata de expertos informáticos o bandas criminales (para los que se deben aplicar medidas auto-preventivas, consulte nuestro artículo aquí), pero actualmente, en el grueso de los casos, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (Policía), cuentan con unidades, medios técnicos y equipos especializados capaces de dar con los responsables.

2. Los menores y las redes sociales

El 8 de junio de este año, el medio EUROPAPRESS publicaba que “El uso de redes sociales por parte de niños y adolescentes españoles asciende un 170% durante el confinamiento(enlace a la noticia). Lamentablemente, no son pocos los casos de los que estamos siendo parte en el despacho, relacionados con el uso irresponsable de este tipo de plataformas por parte de menores. El reenvío de fotografías, tomadas y difundidas sin consentimiento, la suplantación de perfiles, la creación de perfiles falsos con el objeto de aprovecharse, coaccionar, insultar, vejar, sacar información, o amenazar a otros menores, en la mayoría de casos compañeros de clase o colegio. Los menores creen o se excusan en que todo comenzó como una broma. Broma que puede, y tiene, consecuencias muy graves.

3. La responsabilidad de los padres por hechos cometidos por sus hijos

El artículo 1903 del Código Civil establece que “Los padres son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda”. Del mismo modo, sigue el artículo; “Los tutores lo son de los perjuicios causados por los menores o incapacitados que están bajo su autoridad y habitan en su compañía”.

Es decir, el deber de los padres para con sus hijos trasciende más allá de dotarlos de alimento, vestido, techo, educación, etc., sino que además debemos tener presente que tenemos una obligación civil de velar por sus actos, ello debido a que como acabamos de ver, nos podemos encontrar con una posible indemnización derivada de la responsabilidad civil de un ilícito cometido por nuestro hijo.

4. La Responsabilidad Penal de los menores de edad

No es objeto del presente hacer una redacción doctrinal tediosa, todo lo contrario, la idea es llegar al mayor número de personas ajenas al Derecho, y que logren entender de forma sencilla las pautas o consejos que aquí traemos. Por ello trataremos de explicarlo de forma sencilla.

Los menores de 14 años edad no son responsables penalmente, por ende, no le es de aplicación el Código Penal. Los mayores de 14 y menores de 18 años, si tienen responsabilidad penal, con matices, les será de aplicación, para fijar dicha responsabilidad, la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores. A éstos no se les imponen las mismas penas que se le impondría a un adulto (de hecho se denominan medidas, que no penas). Puesto que, como establece la Constitución Española en su artículo 25, las penas (para los adultos) irán orientadas a la reeducación y reinserción social, mientras que para el caso de los menores siempre primará un sentido educacional, correctivo sí, pero por su edad se entiende que no gozan de la suficiente madurez que les ayuden a comprender sus actos, o las consecuencias de los mismos. En el procedimiento, que también difiere del procedimiento penal de adultos, prevalecerá el interés superior del menor.

Las medias pueden consistir (art. 7 de la L.O. 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores):

—“Internamiento en régimen cerrado, Internamiento en régimen semiabierto, Internamiento en régimen abierto, Internamiento terapéutico en régimen cerrado, semiabierto o abierto, Tratamiento ambulatorio, Asistencia a un centro de día, Permanencia de fin de semana, Libertad vigilada, Obligación de asistir con regularidad al centro docente correspondiente, si el menor está en edad de escolarización obligatoria, Obligación de someterse a programas de tipo formativo, cultural, educativo, profesional, laboral, de educación sexual, de educación vial u otros similares, Prohibición de acudir a determinados lugares, establecimientos o espectáculos, Prohibición de ausentarse del lugar de residencia sin autorización judicial previa, Obligación de residir en un lugar determinado, Obligación de comparecer personalmente ante el Juzgado de Menores o profesional que se designe (…), Cualesquiera otras obligaciones que el Juez, de oficio o a instancia del Ministerio Fiscal, estime convenientes (…), La prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez (…), Convivencia con otra persona, familia o grupo educativo (…), Prestaciones en beneficio de la comunidad (…), Realización de tareas socio-educativas, Amonestación, Privación del permiso de conducir ciclomotores y vehículos a motor, o del derecho a obtenerlo, o de las licencias administrativas para caza o para uso de cualquier tipo de armas, o Inhabilitación absoluta”—

En CASERO SOBRINO | ESTUDIO LEGAL contamos con una contrastada experiencia en estas delicadas situaciones. Contamos con un equipo preparado y con una red de colaboradores expertos en la materia. No dude en contactar con nosotros para cualquier consulta que quiera plantearnos. Sabemos cómo ayudarle.